Dieta para el Hígado Graso; Alimentos y Recetas para Curarlo:.

Información que te puede interesar: El hígado como otros organismos, tienen diferentes métodos de eliminación de toxinas, pero cuando estos comienzan a fallar con respecto los mecanismos de depuración por si solos es porque no están preparados para manejar el nivel de toxinas,

es decir, no puede realizar este trabajo porque es demasiado y más si no hacemos nada al respecto para mejorar nuestra salud a nivel hepático ya que el hígado va a empezar a acumular toxinas o grasas lo que hará que funcionar peor.

El hígado es el órgano más grande del cuerpo que ayuda a digerir mejor los alimentos, almacenar la energía y eliminar toxinas; pero cuando sufres del hígado este comienza a acumular grasas las cuales pueden ser por dos tipos de enfermedades la del hígado graso no alcohólicos que son: por sobrepeso o por estar obeso, prediabetes, diabetes tipo 2, colesterol alto, triglicéridos altos, presión arterial alta, pérdida rápida de peso, etc.,

y por alcohólicos más conocida como esteatosis hepática alcohólica: que es cuando una persona toma demasiado y este a la hora de descomponer todo el alcohol genera sustancias dañinas que al no ser controladas dañan las células del hígado provocando infamación y debilitando las defensas del cuerpo.

Síntomas del hígado graso

Las miles de funciones que debería cumplir el hígado suceden en menor cantidad como peor metabolización de hormonas, peor digestión y extracción de energía de los alimentos consumidos, entro otros más procesos biológicos que se van a ver disminuidos por este empeoramiento.

Dolor en la parte superior derecha del abdomen.
Fatiga.
Sangrado gastrointestinal.
Picazón.
Debilidad.
Dolor de cabeza.
Nauseas.
Retención de líquidos e hinchazón en las piernas y abdomen.
Color amarillo en la piel y los ojos.
Confusión mental.

Alimentos para el hígado graso

Lo que no puedes comer: dejar a un lado las bebidas azucaradas en el primer paso que debes hacer, deben estar afuera de tu menú. Alimentos procesados, industrializados o ricos en grasa y cereales refinados. Trata de no consumir alimentos entre comidas ya que es perjudicial para los que sufren de hígado graso, en cambio come solo 3 veces al día.

Lo que sí puedes comer: Frutas frescas y naturales como la manzana, la pera, el durazno, la papaya, etc.; cereales como arroz, pan, y pasta integral, quinoa y avena; proteínas con poca grasa como huevos, pollo, pescados; vegetales frescos como espinacas, lechuga, calabacín, tomate, zanahoria; y leche con poca grasa como yogurt, quesos y cottage descremados.

Recetas para el hígado graso

Una dieta para el hígado graso es lo principal que debes emplear para tu plan de alimentación que nos ayuda a mejorar el funcionamiento hepático con el objetivo de disminuir los síntomas de esta enfermedad y evitar más complicaciones.

Estas recetas que se toma como tratamiento son de acuerdo a la gravedad que tengas avanzada la enfermedad, de hecho antes de acudir a medicamentos es aconsejable que cambies tu dieta para conseguir mejoría en tu salud como bajar de peso de forma gradual mientras este recupera su funcionamiento, te va a disminuir síntomas como el dolor abdominal y la pesadez después de cada comida.

Los menús deben ser por lo general livianos para que sean más fáciles de digerir, por eso los siguientes ejemplos son unas guías para aprendas y sepas como preparar tu alimentación a diario. No olvides acompañar estas recetas también con agua.

Desayunos: En la primera opción tenemos un jugo de naranja con dos panes integrales tajados más queso blanco descremado. En la segunda opción toma café con leche deslactosada, huevos revueltos más tres tostadas integrales junto con una manzana. Y por última opción yogurt descremado con cereal integral más un mango, durazno o pera.

Medias nueves: Come frutas como un durazno , manzanas, fresas, tostadas con queso descremado o galletas integrales.

Almuerzo y cena: Prepara salmón al horno con calabaza, acompáñalo de una ensalada de remolacha con zanahoria en julianas con unas cuantas gotas de limón para que tome un sabor más rico y una pizca de aceite de linaza.

En el menú del día siguiente prepara una pechuga de pollo con arroz integral, una ensalada de lechuga y unas gotas de limón. Y para el tercer día cocina una pechuga de pavo con un wrap integral con ensalada de tomate y zanahoria.
Onces: En las onces puedes comer gelatina sin azúcar, yogures griegos o descremados acompañado de frutas picadas y avena en hojuelas.

Comparte este articulo