Receta de corvina a la parrilla

receta corvina a la parrilla

El verano es para muchos sinónimo de brasas encendidas y barbacoas en compañía. Pero en lugar de centrarse en las costillas y las hamburguesas para asar, para variar el tema, puede optar por cocinar una buena corvina a la parrilla. Ligera, sabrosa, variadao, el pescado a la parrilla ofrece al comensal un momento de compartir alrededor del fuego y se puede proponer con una rica carta con mil variaciones. A continuación se explica cómo cocinar pescado a la parrilla.

Cocinar corvina a la parrilla: cuál elegir

Desde la pesca del día hasta lo que sugiere su gula, es importante saber qué pescado pescar cuando se trata de asar mariscos. El pescado inadecuado tiende a secarse, pegarse a la parrilla o, peor aún, desmoronarse. Tres excelentes opciones son la corvina, pero también el atún , el pez espada o el salmón. Cortados en rodajas, se parecen mucho a un filete. Para cocinarlos bien, simplemente úntelos con aceite de oliva. El resto del trabajo lo hará la grasa presente en estas carnes. Los filetes deben tener al menos 2 o 3 centímetros de altura, y cocinarse 3-4 minutos por lado en el caso de atún y salmón, unos minutos más si son pez espada.

corvina a la parrilla receta

Otro gran clásico de las barbacoas de pescado de verano son las sardinas a la plancha o la caballa . Las sardinas pueden ser muy pequeñas y de hasta 20 centímetros de largo; lo mismo ocurre con la caballa. Antes de asarlos se pueden aromatizar con eneldo o aceite de tomillo. Para evitar que se sequen demasiado, simplemente cúbralos con sal gruesa.

Al final del verano llega la época del salmonete , un pescado con una carne muy sabrosa pero también muy delicada. El fuerte calor del asado no es bueno para estas carnes, por ello, antes de asarlas, es recomendable envolverlas en aromáticas y protectoras hojas de salvia o laurel, que además le darán al salmonete un aroma intrigante.

Incluso la lubina se puede asar entera. Se debe limpiar de entrañas y branquias, pero se debe dejar con la piel y las escamas que lo protegerán del calor de la parrilla. Después de untar con aceite y hierbas, se puede colocar en el asador caliente pero alejado de las brasas, utilizando la canasta (parrilla adicional que debe usarse solo para pescados).

La parrilla también es el lugar adecuado para los mariscos . Las cigalas y las gambas se pueden cocinar con su caparazón después de quitarles las cabezas y dejarlas macerar media hora con aceite y limón. Finalmente, luz verde para calamares y moluscos . Junto con los crustáceos, pueden hacer pinchos muy sabrosos.

Pescado a la plancha: marinado

Para cocinar pescado a la parrilla, no se debe descuidar la preparación de la carne. Además de destripar y eliminar las escamas, hay que estudiar detenidamente un paso importante: el marinado . Esta solución consta de 3 elementos: uno ácido (zumo de limón y naranja, vino, yogur, cerveza, vinagre) que "cuece" y ablanda la carne; uno aceitoso , que lo mantiene hidratado (aceite de oliva virgen extra); una aromática , que consiste en especias y hierbas.<

Después de elegir el equilibrio de la marinada, se debe seleccionar un recipiente adecuado: cerámica, porcelana, vidrio y pyrex están bien. No tome en consideración el metal y el plástico delgado. La marinada debe cubrir completamente la carne y el recipiente debe estar bien cerrado. En el caso de los adobos de pescado  entero se tarda entre 1 y 2 horas, para los crustáceos o filetes de pescado se tarda 30 minutos.

limpiando corvina

Pescado a la plancha: como no que se pegue y otros consejos

Entre las reglas a respetar para aprender a cocinar pescado a la parrilla , está la primera, fundamental, que se refiere a la limpieza. La piel del pescado es fundamental para proteger la pulpa. Además, los huesos también deben conservarse. Si la piel no está, hay que inventarla, quizás usando un poco de pan rallado o empanizado con especias, o envolviendo el trozo de pescado en una rodaja de tocino u hojas de laurel.

Para evitar que el pescado se pegue a la parrilla , también puedes probar el truco de la mayonesa. Esta salsa no hará que la pulpa se pegue y el sabor no se alterará en absoluto. Pero el verdadero consejo principal es solo uno: el pescado debe colocarse en la parrilla cuando esté caliente . Una distancia óptima de la parrilla a las brasas es de 10 cm.

Durante la cocción, se deben colocar trozos pequeños, no gruesos , más cerca del fuego . El pescado grande y entero necesita una cocción más prolongada, por lo que debe estar bien alejado de la fuente de calor para que no se queme.

El combustible para la barbacoa también juega su papel. Una combinación de carbón y madera da como resultado temperaturas más altas y le da ese delicioso sabor ahumado. Si solo se usa carbón, el toque aromático se puede dar agregando astillas de madera como cedro, manzana, nogal, abeto o aliso.

Corvina a la brasa: tiempos de cocción

Para cocinar pescado a la parrilla de forma perfecta, se debe tener en cuenta que los tiempos de cocción varían en función del tipo elegido. Cuanto más delgado sea, menos tiempo tardará el pescado en cocinarse. A 55 ° C, la carne del pescado permanece rosada, mientras que a medida que aumenta la temperatura (hasta unos 80 ° C) se vuelve gradualmente más blanca. Cortar la piel del pescado con cortes oblicuos acelera la cocción. Si los peces son pequeños, no es necesario darles la vuelta: como máximo se debe hacer una sola vez.

Pescado a la parrilla: la guarnición a juego

El pescado a la plancha encaja perfectamente con las verduras cocinadas de la misma forma. Al contrario de lo que ocurre con la carne, las verduras a la parrilla parecen tener importantes beneficios en el organismo porque la llama potencia sus poderes antioxidantes.

Desde tomates hasta patatas, desde calabacines hasta berenjenas, la regla para asarlas a la perfección es siempre la misma: cortarlas en rodajas no demasiado gruesas y cocinarlas unos minutos por cada lado. Las cebolletas son una excepción: divídalas por la mitad o en cuartos y manténgalas en la parrilla por hasta 15-20 minutos. No engrase las verduras antes de cocinarlas, ya que podría alterar su sabor. Para condimentarlos, condimentarlos aún calientes con aceite, sal y pimienta o marinarlos. Sírvelos con deliciosas salsas y ten la seguridad de que tus amigos se lamerán los dedos.

Pescado a la plancha: el vino para maridar

Para un pescado a la parrilla no se puede ignorar el vino blanco. Los muy secos y no demasiado aromáticos son ideales, como un Soave, un Orvieto o un Vernaccia di San Giminano. Para los crustáceos y moluscos a la plancha se necesitan vinos menos decididos, como un Cortese di Gavi o un Vermentino. Sin embargo, incluso un vino rosado de Bombino Nero puede dar la nota de carácter adecuada a un pescado azul o lubina a la parrilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para mejorar tu experiencia. política de cookies